PARAISOS FISCALES

PARAISOS FISCALES

PARAISOS FISCALES – NICARAGUA

Se consideran paraísos fiscales aquellos territorios donde se tributa IR o impuestos de naturaleza idéntica o análoga, sustancialmente inferior al que se tributa en Nicaragua sobre las actividades económicas y rentas de capital. Se entenderán en todo caso como paraísos fiscales, los Estados o territorios que hayan sido calificados, para el ejercicio fiscal considerado, como jurisdicciones no cooperativas por parte del Foro Global para la Transparencia y el Intercambio de Información Tributaria o el órgano que haga esas veces; y no obstante, el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, mediante acuerdo ministerial podrá declarar como Estados o territorios no clasificados como paraísos fiscales, los casos siguientes:

  • Aquellas jurisdicciones que tengan vigente con Nicaragua un convenio para evitar la doble tributación internacional que contenga cláusula de intercambio de información o un convenio específico de intercambio de información entre administraciones tributarias, y
  • Los Estados o territorios que hayan sido analizados a solicitud de una autoridad de estos.

 

PARAISOS FISCALES – PANAMÁ

Un paraíso fiscal (en inglés tax haven, ‘refugio fiscal’) es un territorio o Estado que se caracteriza por aplicar un régimen tributario especialmente favorable a los ciudadanos y empresas no residentes, que se domicilien a efectos legales en el mismo. Típicamente estas ventajas consisten en una exención total o una reducción muy significativa en el pago de los principales impuestos.

En panamá durante los años de 1920 y 1930, fue durante este periodo cuando se promulga la ley de abanderamientos de barcos (1924), la ley de fideicomisos (1925) y la Ley 32 de 1927 sobre las sociedades anónimas. Para esa misma época se aprueba la ley que establece la territorialidad del impuesto sobre la renta y la total exoneración de impuestos de los ingresos generados por exportaciones de bienes y servicios.

Con la ley de sociedades Anónimas, grandes transnacionales registran compañías que solo existen en el papel en las oficinas del registro público panameño, Esta transnacionales, las registran en sus países de origen como inversiones en el extranjero, y las utilizan en panamá toda clase de operaciones comerciales, financieras y económicas a nivel mundial, que nunca se hacen desde Panamá y evaden impuesto en sus países de origen.


 

PARAISOS FISCALES – EL SALVADOR

Cuando hablamos sobre Paraísos Fiscales, hacemos referencia a esos países, estados o territorios en los cuales hay de baja a nula tributación, lo cual le da a los contribuyentes domiciliados de esos países ventaja respecto a las utilidades y la renta obtenida en comparación a los sujetos pasivos domiciliados en países con imposiciones fiscales más severas o que no son considerados como paraísos Fiscales. Es importante destacar que un país que sea considerado como tal, resulta muy atractivo para los inversionistas en materia de traslado de capital a cuentas “offshore”, en las cuales es imposible saber quién es el propietario de la riqueza obtenida en esas cuentas, con propósito de protección de identidad y también las exenciones que se hacen sobre el pago de los principales impuestos. De acuerdo a la definición que le dan Organismos Internacionales a los paraísos fiscales se pueden clasificar en “aquellos Países y Territorios que poseen un tratamiento diferenciado respecto de los impuestos de carácter directo a imputar”, en otras palabras los países que no lo son, tienen un régimen muy similar de imposición de impuestos.

Para diferenciar un poco, los países Estados o Territorios con nula tributación, son aquellos que no cuentan en su totalidad con el equivalente al Impuesto sobre la Renta y las utilidades generadas se encuentran libres en su totalidad. En el caso de los Países, Estados o territorios de baja tributación en los cuales si bien si existe el equivalente a los impuestos principales, estos son muy reducidos, y en cuestión de porcentaje, no representan una cifra significativa. En El Salvador para que un país se considerado de baja tributación –por ende paraíso fiscal- es necesario que el cálculo sobre ingresos brutos, o la renta neta imponible, sea a una tasa inferior o menor al 80% del Impuesto Sobre la Renta, o su equivalente a cualquier clase de sujetos pasivos, con o sin domicilio.

Es importante también mencionar a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico o mejor conocido por sus siglas OCDE, la cual es un organización cuyo propósito es coadyuvar al desarrollo de las naciones que deciden suscribirse para “coordinar sus políticas económicas y sociales”, intercambiar información que permita fortalecer los sistemas de imposición o por lo menos hacerlos más eficientes y aun así, incidir en países no suscriptores a la organización. LA OCDE nos da cuatro características básicas para poder definir si un país es un paraíso fiscal:

  • Si la jurisdicción no impone impuestos o éstos son sólo nominales. Si no hay impuestos directos pero si indirectos, se utilizan los otros tres factores para determinar si una jurisdicción es un paraíso fiscal.
  • Si hay falta de transparencia.
  • Si las leyes o las prácticas administrativas no permiten el intercambio de información para propósitos fiscales con otros países en relación a contribuyentes que se benefician de los bajos impuestos.
  • Si se permite a los no residentes beneficiarse de rebajas impositivas, aun cuando no desarrollen efectivamente una actividad en el país.

El Código Tributario de El Salvador regula en su texto el trato hacia las personas domiciliadas en países considerados como paraísos fiscales, el cual es proporcional al que reciben las personas domiciliadas en El Salvador, debido a que por la baja o nula tributación de esas personas, se les impone algo parecido a un “castigo”, aunque viéndolo desde otra óptica, tratando de la misma forma a los domiciliados como a los que no lo son. El art. 62-A establece unos criterios de comparación para considerar a otros países como paraísos fiscales, por ejemplo, aquellos que no están gravados en el extranjero o lo están con un impuesto sobre la renta calculado sobre los ingresos o renta neta o imponible, inferior al 80% del Impuesto Sobre la Renta que se pagaría en EL Salvador, y también aquellos que clasifique la OCDE. Sobre esos porcentajes, la administración tributaria salvadoreña ha elaborado una lista de países considerados paraísos fiscales.

 

El art. 158-A, también establece que las personas naturales o jurídicas, entre otros, que paguen o acrediten a personas naturales o jurídicas, entre otros que se encuentren domiciliados en países, estados o territorios con regímenes considerados como paraísos fiscales, se deberá retener el veinticinco por ciento como pago definitivo, con excepción de las sumas pagadas o acreditadas por adquisiciones o transferencias de bienes tangibles, países suscritos al tratado de cooperación técnica entre administraciones tributarias y aduaneras de países de Centroamérica.

 


 

PARAISOS FISCALES – REPÚBLICA DOMINICANA

Se considera “Paraíso Fiscal” a un Estado o País, que se caracteriza por otorgar una exención total o una reducción muy significativa en el pago de los principales impuestos en favor de ciudadanos y empresas no residentes, que se domicilien a efectos legales en el mismo.

En el caso específico de la República Dominicana, no se puede considerar como un paraíso fiscal ya que su “régimen tributario está basado en los principios de legalidad, justicia, igualdad y equidad para cada ciudadano y ciudadana que pueda cumplir con el mantenimiento de las cargas públicas.”(BARNICHTA, 2013); de igual manera se expresa el artículo 243 de la Constitución de la República Dominicana. Por su parte el Reglamento 78-14 establece en su artículo 1, como principio general, que las operaciones que realicen las entidades o personas residentes en la República Dominicana con un ente establecido en una jurisdicción considerada como paraíso fiscal, deben ser valoradas a los efectos fiscales, a los precios que habrían sido acordada entre partes independientes y en condiciones comparables o circunstancias similares.

La Dirección General de Impuestos Internos (DGII) mediante la Norma 04-2011 sobre Precios de Transferencia (sustituida recientemente por el Reglamento 78-14), en su artículo 2, párrafo II, establecía que se reputan jurisdicciones de baja o nula tributación o paraísos fiscales, aquellos que señale la Administración Tributaria basándose para ello, en la información de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). De igual manera, el artículo 19 del Reglamento 78-14 establece que la Dirección General de Impuestos Internos elaborará una lista de los Estados o Territorios no considerados con regímenes fiscales preferentes o paraísos fiscales, lo que es llamada lista negativa. También refiere que las jurisdicciones que sean analizadas positivamente (lista positiva) y que soliciten o deseen ser excluidas de dicho listado, deberán haber cumplido satisfactoriamente con la Fase I y Fase II de la Revisión de Pares, efectuada por el Foro Global para la Transparencia y el Intercambio de Informaciones Tributaria (FGTIT).

El artículo 13 del Código Tributario Dominicano expresa textualmente que: “Las personas domiciliadas en el extranjero, si tienen establecimiento permanente en el país, se regirán por las normas generales” en sus actividades en la República Dominicana. Así también el artículo 11 de la Ley 479-08 sobre Sociedades Comerciales y sus modificaciones versa que “las sociedades extranjeras en cuanto a su existencia, capacidad, funcionamiento y disolución se regirán por la ley del lugar de su constitución. Sin embargo, estas sociedades, en su operación y actividades locales, estarán sujetas a las leyes dominicanas”.

Por todo lo anteriormente expuesto , que claramente indicado que nuestro país no presenta las características propias de un paraíso fiscal y además regula las operaciones que entidades dominicana pudieran realizar con entes establecidos en regímenes preferenciales de baja o nula tributación.

Según el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) se consideran jurisdicciones de baja o nula tributación o Paraísos fiscales los siguientes países: Andorra, Anguila, Antigua y Barbuda, Antillas, Aruba, Austria, Bahamas, Barbados, Bahrein, Bélgica, Bélice, Bermudas, Brunei, Chile, Chipre, Costa Rica, Dominica, Filipinas, Gibraltar, Granada, Guatemala, Guernsey, Irlanda, Isla de Cook, Isla de Man, Isla Labuan de Malasia, Islas Caimán, Islas Marshall, Islas Vírgenes Británicas, Jersey, Liberia, Liechtenstein, Luxemburgo, Malta, Mauricio, Mónaco, Montserrat, Nauru, Niue, Países Bajos, Panamá, Samoa, San Cristóbal y Nieves, San Marino, San Vicente y Las Granadinas, Santa Lucía, Singapur, Suiza, Turcas y Caicos, Uruguay y Vanuatu.

 

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*