ACUERDO DE DOBLE TRIBUTACION – REPÚBLICA DOMINICANA

ACUERDO DE DOBLE TRIBUTACION – REPÚBLICA DOMINICANA

Los Acuerdos o Convenios para evitar la Doble Tributación, no son más que tratados internacionales que pretenden prevenir conflictos de sobreimposición o doble tributación entre los Estados firmantes, estableciendo reglas en lo referente a la competencia del reparto de los tributos afectados por el convenio. Varios tratadistas entienden que la función de dichos acuerdos es la de “reconciliar dos sistemas tributarios nacionales” con el objetivo de crear un “micro-sistema fiscal” entre los Estados Contratantes, con el cual no se pretende desplazar la normativa interna de cada estado sino interactuar con la misma, constituyéndose en una normativa tributaria internacional.

Hasta el momento la República Dominicana ha firmado dos convenios:

  1. El primero firmado con Canadá el 6 de Agosto de 1976, el cual entró en vigencia el 1 de Enero del 1977 y fue ratificado el 23 de Septiembre de 1977
  2. El segundo firmado con España el 16 de noviembre del 2011 y el mismo entro en vigencia el 25 de julio del 2014.

El ámbito de Aplicación de ambos convenios recae sobre las Personas Físicas o Moral y de cualquier tipo de sociedad residentes de uno o de ambos de los Estados Contratantes.

Ambos acuerdos establecen que el mismo se aplicará sobre los Impuestos Sobre la Renta y del patrimonio establecido por el gobierno dominicano, pero Canadá y España solo se aplica al ISR.

Dichos convenios a pesar de haber sido concebidos con un margen de distancia de 38 años entre uno y otro, y tomando en cuenta las condiciones político- socio-económicas, no solo de los estados signatarios sino en el plano internacional vigentes al momento de la materialización de cada uno, son documentos muy afines en el aspecto jurídico y en los temas sobre la procedencia de las rentas. Las diferencias que estos presentan son más bien de aspecto fiscal, en lo concerniente a su aplicación. Por ejemplo en cuanto a:

  • Los Ingresos de Transporte Marítimo y Aéreo: en el Convenio con Canadá se establece que el gravamen aplicado no podrá exceder el mínimo de: 4% de los ingresos brutos derivados de fuentes en ese Estado o del gravamen Dominicano más bajo aplicable a esos beneficios devengados por una Empresa de un tercer Estado, pero en el Convenio con España se establece que el impuesto exigido no podrá exceder de la menor de las dos cantidades siguientes: a) 2,5 % de las rentas brutas obtenidas de fuentes situadas en ese Estado; y b) El tipo más bajo reconocido en un acuerdo o convenio con un tercer Estado sobre tales beneficios.
  • Ingresos por Dividendos: Mientras en Convenio con Canadá establece que si la persona residente del otro Estado que perciba los dividendos es el beneficiario efectivo, el impuesto así establecido no puede exceder del 18 por ciento del monto bruto de dichos dividendos; en el caso de España dicho impuesto no podrá exceder del 10 %.
  • Ingresos sobre Intereses e Ingresos por Cánones o Regalías: según el convenio canadiense los intereses y cánones o regalías originados en un Estado Contratante y pagados a un residente del otro Estado Contratante podrán ser objeto de tributación, pero el impuesto así establecido no excederá del 18 por ciento de la suma bruta, siempre y cuando éstos estén sujetos a tributación en el otro Estado Contratante. Mientras que el convenio español el impuesto establecido no podrá exceder de un 10% del importe bruto de esos conceptos.
  • Ingresos por Profesiones Independiente, , Servicios personales dependientes y Prestaciones de Servicio: Mientras que el convenio canadiense solo se limita en los caso de los ingresos por profesionales independientes y por servicios profesionales dependientes a delimitar bajo que condiciones es que los mismo son pasibles de ser tributados en el otro Estado; el convenio español establece que el impuesto exigido no excederá del 10% del monto bruto del servicio prestado.
  • Terminación del Convenio: en este aspecto el convenio canadiense establece que el mismo tendrá una en vigencia indefinidamente, pero cualquiera de los Estados Contratantes podrá en o antes del 30 de junio de cada año calendario, notificar la terminación al otro Estado Contratante dejado de tener efecto; mientas que el convenio suscrito con España establece que el mismo estará permanecerá vigente hasta su denuncia por parte de cualquiera de los Estados signatarios.

Ambos convenios también concuerdan en:

  • No Discriminación: Que trata sobre quienes no estarán sujetos en el otro Estado Contratante a ninguna tributación u obligación relativa a la misma ,que no se exija o que sea más gravosa , que aquella a la que estén o puedan estar sometidos los nacionales de este último Estado, que se encuentran en las mismas condiciones.
  • Procedimiento Amigable: Cuando un residente de un Estado Contratante considere que las medidas tomadas por uno o ambos Estados Contratantes implican o puedan representar para él un gravamen que no esté conforme con el presente Convenio, independientemente de los recursos previstos por la legislación nacional de los Estados, podrá someter su caso a la autoridad competente del Estado Contratante, mediante una demanda escrita y motivada de revisión de tal tributación.
  • Intercambio de Información: A que las autoridades competentes de los Estados Contratantes intercambiarán la información que sean necesarias para el cumplimiento de este Convenio y de las leyes domésticas de los Estados Contratantes, referentes a tributación cubiertas por este Convenio en la medida en que la tributación por ellos prevista esté de acuerdo con este Convenio, así como a mantener las misma fajo la más estricta confidencialidad.
  • Funcionarios Diplomáticos y Consultares: Las previsiones de estos Convenios no afectarán los privilegios fiscales que disfrutan los miembros de las misiones diplomáticas y consulares bajo los principios generales del Derecho Internacional o bajo las previsiones e acuerdos especiales.

 


 

ACUERDO DE DOBLE TRIBUTACION – PANAMÁ

El origen de los Convenios para evitar la Doble Tributación, se sitúa a finales del siglo XIX con la firma de un Tratado Fiscal entre los Estados del Imperio Astro-Húngaro. Posteriormente, finalizando la I Guerra Mundial, el Comité de Asuntos Económicos de la Sociedad de la Naciones, dada la necesaria cooperación económica entre los países y del aumento progresivo en la imposición de las rentas, inicia estudios para corregir bilateralmente la doble tributación, publicando en 1928 un primer Modelo de Convenio y en 1943 el Modelo de México y en 1946 el Modelo de Londres.

En el ámbito económico y tributario, los países han ido progresivamente adecuando su legislación fiscal a las tendencias de la tributación internacional, permitiéndoles fomentar la competitividad de sus economías atrayendo inversión extranjera y reduciendo significativamente el impacto de la doble tributación, bajo las premisas de transparencia fiscal e intercambio de información promovidos y regulados por organismos internacionales tales como la Tributación. Organización Mundial del Comercio (OMC), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y la Organización de las Naciones Unidas (ONU) entre otros. En julio del presente año, Panamá y Reino Unido firmaron un Convenio para evitar la Doble Tributación entre ambos países. En el marco de dicha firma, ese mismo mes, Panamá fue admitido como miembro del Centro de Desarrollo de la OCDE, pues cumple con los requisitos necesarios y estándares requeridos, a raíz de la estrategia implementada a partir de 2009 en materia de tributación internacional, por lo cual también es miembro activo del Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información de dicho organismo.

Panamá, siendo una de las economías con mayor crecimiento de la región, con un mercado financiero estable y con proyecciones económicas favorables, a partir del año 2009 ha negociado 19 Convenios para Evitar la Doble Tributación (CDTs), de los cuales 11 de ellos se encuentran vigentes y otros 5 se encuentran en proceso de ratificación, entre ellos el del Reino Unido. En materia de intercambio de información fiscal, se encuentra vigente el Acuerdo de Intercambio de Información Tributaria (AIIT) firmado con Estados Unidos, y existen otros 8 AIIT firmados, los cuales entrarán en vigencia cuando sean ratificados por ambos estados.

 


 

ACUERDO DE DOBLE TRIBUTACION – EL SALVADOR

Antes de hablar de la doble tributación, es menester hacer mención del derecho tributario internacional, y del auge que ha tenido los últimos años en los países como una necesidad creciente por el aumento del comercio de bienes y servicios entre naciones y transacciones grandes de dinero, lo cual ha sido un fenómeno avasallador adonde las exportaciones e importaciones son cada vez más indispensables para la producciones de bienes y sobre todo el flujo de rentas que entra y sale de los territorios. También hay que mencionar que cada país tiene sus leyes sobre la renta o riqueza obtenida así como el impuesto de valor agregado a los productos, dentro del cual se hacen acuerdos en común con leyes equivalentes entre países con el propósito de regular las áreas grises que puedan existir en el sistema impositivo. Se trata de crear una disciplina jurídica en la cual la cantidad de sujetos pasivos son de distintas nacionalidades y el sujeto activo como un conglomerado de Estados que tienen la autoridad para decidir como uno solo y poner en marcha el plexo normativo que versa sobre instrumentos internacionales, métodos y técnicas para hacer exigibles los tributos emanados de los hechos generadores. (Adolfo Atchabahian, Tratado de Tributación, 2009, pgs. 519-520).

El derecho Tributario Internacional le asigna potestades a un país determinado para poder proteger las recaudaciones que se realizan en beneficio de las finanzas públicas. Existe también una convergencia que se da entre el derecho interno y el internacional y este es saber a cual se le debe dar mayor preponderancia, o cual deberá prevalecer sobre otro, sin embargo es una discusión que dependerá del criterio que le de cada legislación y ordenamiento jurídico de los países que decidan suscribir tratados por medio de los cuales se obligan a darle cumplimiento en lo que los mismos se estipule. La razón histórica se debe a que anteriormente se han dado diversas cantidades de supuestos en los cuales la ubicación de los bienes suele ser variable y el domicilio de las personas propietarias causa confusión para efectos impositivos y en repetidas ocasiones la duplicidad, la cual es el tema tocante a lo que nos concierne. (Calderón Carrero, la doble imposición internacional, pg.2).

Es importante hacer mención que la Doble o Múltiple imposición se rige bajo los principios de territorialidad, el principio del domicilio o de la residencia del titular del capital o de la renta y el principio de la nacionalidad o de la ciudadanía y cabe destacar que en Latinoamérica se sigue con mayor fuerza el principio territorial o el de la fuente el cual consiste en gravar el capital o renta de quienes sean dueños de los titulares de los establecimientos con ubicación física en el país en que se encuentren, sin importar el domicilio del titular del capital. (Adolfo Atchabahian, Tratado de Tributación, 2009, pg. 533).

Hay que destacar que la doble imposición se deriva de la porción de ingreso sobre la cual no coincide el lugar de residencia o el domicilio del sujeto pasivo y el lugar donde esta renta producida fuere distinto del país de la nacionalidad del sujeto pasivo y que también para calcular las bases imponibles pueden haber discrepancias en cuanto a deducciones u exenciones ya que en unos países se puede llegar a considerar como dividendo o en otros como ganancia de capital, o situaciones análogas en las cuales el tratamiento puede variar causando doble imposición de impuesto en el contexto internacional.

En El Salvador, existe solamente un convenio para evitar la doble imposición y es la que se ratificó por Decreto Legislativo No. 708 del 5 de septiembre de 2008, que incluye a los países de El Salvador y España. El tratado hace una mención de los impuestos comprendidos en el convenio, por ejemplo, de España se incluyen El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, Impuesto sobre sociedades, Impuesto sobre la Renta de no Residentes, Impuesto sobre Patrimonio y en El Salvador el Impuesto Sobre la Renta. Se lleva a cabo una recopilación de definiciones generales con el propósito que las leyes de ambos países tengan unidad.

De acuerdo al convenio se considera al “residente de un Estado contratante” como toda persona que, en virtud de la legislación de ese Estado, esté sujeta a imposición del mismo por razón de su domicilio, residencia, sede de dirección, etc., en el cual prevalece el criterio territorial como se había mencionado anteriormente. Para efectos del mismo convenio, el establecimiento permanente significa “un lugar fijo de negocios, mediante el cual una empresa realiza toda o parte de su actividad”. Da asimismo una orientación para que las rentas inmobiliarias, beneficios empresariales, transportes marítimo y aéreo, empresas asociadas, dividendos e intereses, ganancias de capital, regulación a los artistas y deportistas, pensiones, entre otros tengan una aplicación impositiva coherente con el fin de evitar la doble tributación.

 

 

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*